viernes, 26 de febrero de 2010

Abencalez


Según la definición legal de Patrimonio Histórico: “Integran el Patrimonio Histórico Español, los inmuebles y objetos muebles de interés artístico, histórico, paleontológico, arqueológico, etnográfico, científico o técnico. También forman parte del mismo el patrimonio documental y bibliográfico, los yacimientos y zonas arqueológicas, así como los sitios naturales, jardines y parques, que tengan valor artístico, histórico o antropológico”.

¿Qué hacemos con Abencalez?

Ni existe yacimiento arqueológico, ni existe objetos inmuebles o muebles (¿la campana de la Caridad?) pero si seguimos leyendo la definición, si que hay interés histórico, etnográfico y antropológico. Indiscutiblemente es la raíz de la mayoría de todos los vecinos de este pueblo. Y este interés se ha visto en el trabajo continúo y constante de los historiadores que han luchado tanto en este pueblo, como Francisco Crespín Cuesta y Alfonso Zurita Villalba.

Hay muchas cosas de las que hablar:

- Toponimia real de la aldea y ubicación
- ¿Mozárabes o árabes?
- Abencalez en las crónicas árabes
- Señorío de la aldea (o villa) y anexión al señorío de Fernán Núñez.
- La Cruz de los Desamparados y la tradición de Santa Marina de Aguas Santas.
- Juan Criado, la fundación del Hospicio de la Caridad y la supuesta campana de Abencalez.

Me pregunto si alguno de nuestros pueblos vecinos tienen la suerte de contar con tanto material documentado, leyenda y tradición de la época árabe. Es por ello que aún no me decido por donde empezar pero creo que lo mejor es que empecemos por cómo llamarlo y dónde ubicarlo.

martes, 23 de febrero de 2010

El Puente de la Canasta

Cuando el tiempo me lo permite, me gusta salir a correr o pasear por los caminos del término municipal. Así hace unos días descubrí un puente a lo lejos, muy escondido, cuando bajaba la cuesta justo antes de la curva que hay pasando el "Cortijo del Coto" (que merece una entrada a parte) en la carretera, más bien camino, CP-274, que sale desde la calle Córdoba y termina en los depósitos de combustible del Guadajoz. Cuando consulté con mi padre ya me aclaró muchas cosas, de lo que hasta ahora para mí era un gran desconocido del patrimonio local.


Ubicación


Aquí encuentro dudas sobre la denominación del arroyo sobre el que se construyó. Por un lado se denomina arroyo de Algorfillas y por otro, arroyo de la Canasta. Quizás, estemos ante un caso de denominación popular ("de la Canasta") y su verdadero término (Algorfillas) que hace referencia al lugar de donde nace la corriente de agua.
La zona es muy complicada, sobre todo en la época de las lluvias: en pocos metros se une este arroyo al Ventojil que trae además las aguas del Arroyo Hondo que metros arriba se une a el en su primer brazo.
A diferencia de estos dos arroyos, que disponen un recorrido más largo desde su nacimiento y de menos pendiente, el arroyo de Algorfillas se encuentra en una zona próxima a su nacimiento con mayor pendiente y por tanto, con más escorrentía. A pesar de ser un curso más pequeño y más estacional se elegiría por estas características como el sitio para hacer un puente que librase a los viajeros, campesinos , jornaleros, animales y carros de atravesar dicha corriente y luego seguir por el margen izquierdo del Ventojil hasta encontrar una zona de paso fácil.



Historia


Sin referencias bibliográficas, al menos encontradas por el que escribe, nos encontramos ante el que posiblemente sea el decano de los puentes de nuestro término municipal. Antes de la construcción de dicha carretera, según mi padre, era de paso obligado en la antigua Vereda a Algorfillas, ante la ausencia del puente que hoy día cruza el Ventojil metros abajo. Con gran probabilidad, su creación quizás tenga relación con la Casa Ducal, puesto que por la proximidad al Cortijo de su propiedad apunta a ello. El continuo tránsito de carros con productos del campo hacia el pueblo, de personas, de bestias, harían necesaria su construcción. Remontándonos a la etapa romana, según Crespín Cuesta, estamos en una zona en la cual discurría la calzada romana Corduba - Anticaria y que llegaba, procedente del Guadajoz, a la zona de Algorfillas y discurría hasta la zona de Hazas de la Villa. La necrópoli hallada en el primer sitio y las Villas Romanas del segundo, avalan la hipótesis de esta infraestructura por nuestros pagos. Por tanto, al igual que existen puentes por la otra gran calzada de la campiña cordobesa (Corduba-Iliberis, pasando por Ategua) podría existir algún puente romano previo. No se puede afirmar que estemos ante esta vía romana ni que el puente de la Canasta, pudo sustituir por el paso de los años a otro de fábrica romana, pero tampoco parecería descabellado (y tampoco se ha hecho ninguna prospección arqueológica)


Material y estructura


Este puente consta de un solo ojo, el cual esta hecho completamente de ladrillos unidos por mortero. Es curioso como no se encuentra, en ninguno de los dos lados, ni en el oeste ni en el este, la parte final del ladrillo central del arco.

Lado oeste


Lado este (parte norte)


Lado este (parte sur)

Para completar el desnivel que surge entre el terreno adyacente y la curvatura del arco se usan distintos materiales: piedras de gran tamaño que debían de ser de la zona así como ladrillos que sobrarían de la construcción. La parte central del arco queda ligeramente más alta que los tramos iniciales y final del puente.



Estado actual


Gran parte del arco se encuentra semienterrado por el continuo arrastre de sedimentos del arroyo. Su uso obligado, hasta que se construyese el actual sobre el camino del Coto, fue su salvación. La desviación que ha sufrido el arroyo, puede haber sido la responsable de que se encuentre en pie y sobre todo, tras las lluvias de este año. Esta escondido detrás de unas cañas, lo que dificulta su visibilidad desde la parte más transitada de los alrededores. En su lado este podemos encontrar hierbabuena y en esta época lirios, muchos en flor.

Construcciones similares o relacionadas

En el cercano Cortijo Nuevo de la Silera, en el término municipal de Córdoba, encontramos un puente de gran similitud. La foto fue tomada por los vecinos que componen la el "C.D. El Pozuelo". A primera vista (no he tenido aún la posibilidad de visitarlo) parece mejor conservado o más reciente que el anterior.


Y a mi, personalmente este puente de La Canasta, me recuerda por los ladrillos y el tipo de estructura a nuestro Arco de la Iglesia Parroquial. Así que nada, mientras siga saliendo a correr por la zona, siempre echaré un vistacillo detrás de esas cañas, para ver como sigue nuestro viejo amigo, y que no ha caído en el olvido al menos, para algunos de los hijos de aquellos que tantas veces lo usaron para no mojarse en los duros inviernos.


Entradas relacionadas:
·Vereda de Algorfillas

domingo, 21 de febrero de 2010

El porqué del blog

Después de una visita a la torre de la Atalaya, decidí publicar una queja en el foro oficial del Ayuntamiento. Allí más que todo recibí una especie de crítica a cerca de que "menos hablar y más hacer..." Hoy materializo un poco lo positivo de esta crítica y espero que sirva de algo recoger en la web todos mis conocimientos, que desde muy pequeño (y puede dar fé el bibliotecario del pueblo) adquiría tantas y tantas tardes en la Biblioteca Municipal.

Espero que aquí encontréis aquellos lugares y aquellas obras que fueron, son y serán patrimonio no solo de todos los fernannuñeses, sino de los cordobeses y andaluces. Y por mi relación tan familiar con muchas comunidades españolas, de todos los españoles.

Solo, antes de empezar a poner las primeras entradas, que más que todo va a ser poner las cosas en su sitio, dedicarle el blog a dos grandes personas. En primer lugar al gran cronista de la Villa, Don Francisco Crespín Cuesta, por tantas tardes embelesado en sus crónicas, en sus libros y a Don Juan Polo Velasco, grande entre los grandes de este pueblo.