miércoles, 12 de septiembre de 2012

El Palacio de Fernán Núñez en Madrid

La segunda duquesa de Fernán Núñez, María Francisca de Asís Gutiérrez de los Ríos y Vicente de Solis, se casó con el conde de Cervellón, Felipe Osorio de la Cueva, séptimo conde del Cervellón.

En la calle de Santa Isabel, en el número 44, próxima a la estación de Atocha, adyacente al Convento de Santa Isabel se inició la construcción de este palacio en torno a 1790, por los condes de Cervellón y probablemente sobre unas casas heredadas por la madre del conde, que cedió más tarde dar a su hijo para su uso como residencia madrileña.

El ya, segundo conde consorte de Fernán Núñez decide remodelar y culminar aquellas obras de finales del siglo XIX para convertir este edificio en una de las obras más sobresalientes del Madrid de aquella época, sobre todo en lo que respecta a su interior.

Esquina del Palacio (calle Santa Isabel con calle de San Cosme y San Damián)

El primer arquitecto que trazó la fachada de un palacio neoclásico fue Antonio López Aguado y años más tarde, su hijo Martín se encargaría de remodelar y crear nuevos salones de estilo romántico en su interior. 

Esto dió lugar a una serie de salones y espacios impresionantes como los siguientes:

Salón Rosa
Salón Amarillo
Salón Isabelino
Comedor principal


Heráldica de los duques de Fernán Nuñez en el comedor principal
El Salón de Baile
Templete para los músicos en el Salón de Baile
Detalle de las lámparas del Salón de Baile


En este último salón era donde se celebraban las grandes fiestas donde se reunía toda la aristocracia madrileña, incluyendo a monarcas con la ya citada Isabel II.

Aparte posee una zona ajardinada y diversos patios, así como una logia o espacio acristalado a modo de invernadero y también túneles que fueron utilizados como bodega y que, según cuenta la leyenda, llevan al Convento de los Jerónimos.

En el estallido de la Guerra Civil, la familia de los duques no estaba en la residencia. Fue tomada por la CNT y las Juventudes Socialistas Unificadas para convertirla en espacio de debate. Los Fernán Núñez huyeron a Londres y no regresaron hasta mucho después.

Fotografía de la Guerra Civil con las Juventudes Socialistas
 Tras su vuelta, Mercedes Anchorena y Uriburu, quinta duquesa viuda de Fernán Núñez, vendió por 1,25 millones de pesetas el palacio a Carlos Botín de Polanco, presidente de la Compañía Nacional de Ferrocarriles del Oeste de España y Red de Andaluces. El Instituto Nacional de Industria absorbió al anterior. 

Desde 1985 es la Sede de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, siendo propiedad de ADIF.
En el se han rodado muchas películas y series de televisión y se usa para ciertos eventos de renombre de la capital.

 Tras una serie de rehabilitaciones a principios de este siglo, se puede visitar con cita previa por correo electrónico (palacio@ffe.es) o por teléfono (911511002) Suele costar unos cinco euros la visita, excepto si se acude en determinadas ocasiones como la Noche Blanca u otra eventualidad donde lo encontremos de Puertas Abiertas. Una parte de la Planta Baja, suele encontrarse siempre abierta al visitante porque suele usarse para exposiciones temporales de Renfe.

Detalle de los cristales de las puertas de la entrada con el emblema de la casa ducal
He aquí otro ejemplo de como el nombre de Fernán Núñez se encontraba siempre presente durante el siglo XIX y XX por la capital de Madrid.

 · Información editada procedente de:

- Fundación de los Ferrocarriles Españoles
- Artículo de Madrid Diario
- Blog de Manuel Blas

6 comentarios:

  1. UNA MARAVILLA DE ARTÍCULO, como siempre. espectacular. Un abrazo de tu amigo montillano.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno como siempre Diego. Lo que no puedo dejar de pensar es como vivían esta gente casi siempre a costa de los mismos. En realidad poco difiere con ahora, y con lo que nos espera, más que a mí -que ya está todo el pescado vendido-a mis hijos y nietos. Creo que la ciudad de Fernán Nuñez te debe mucho por la difusión de su historia "aristocrática".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No conocìa este palacio, vaya lujo se gastaban los señores, parece mentira tanta abundancia en una España tan deprimida, pero es lo que nos està pasando ahora, la historia vuelve a cruzarnos con circunstancias muy parecidas.
    un saludo

    fus

    ResponderEliminar
  4. Como siempre magnifica entrada y muy bien documentada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, las circunstancias a primeros de siglo no eran para estar dando fiestas sino para gastar ese dinero en las miles de personas que vivían en la miseria en aquella época.

    Gracias a todos por vuestros comentarios y opiniones.

    ResponderEliminar