viernes, 5 de agosto de 2011

El cortijo del Cuarto de los Alamos, popularmente Los Cuartos

Ya está aquí Agosto, las temperaturas bajan (bueno en este verano, tampoco han subido demasiado) y se presta más a coger la bici por la campiña. Llevaba mucho tiempo sin visitar este cortijo, mi padre tiene unas faneguillas en una haza cercana (Carrillejo) pero la desaparición de los caminos por parte de los propietarios de las tierras colindantes, nos cierra el paso y al final accedemos por otras vías, lo que ha hecho que ya no sea zona de paso y le haya perdido la pista a uno de mis cortijos favoritos ya que más de un Jueves Lardero he estado de perol en este cortijo cuando tenía unos ocho o nueve años y siempre me gustaba subir a la segunda planta a asomarme por ese balconcillo que le da un aspecto único.

Vista general del cortijo de los Cuartos
Ubicación 
Se puede llegar al cortijo por distintas vías (A-45, N-432) Lo más fácil es llegar a Fernán Núñez y coger la carretera que enlaza dicho pueblo con La estación de ferrocarril de Fernán Núñez (CO-3203). Antes de llegar a dicha estación parte un camino a la izquierda, tras pasar unos metros el km 5. La vía a la que nos incorporamos no está asfaltada, pero está en buen estado, y tras pasar un puente sobre el Ventojil giramos a la izquierda nuevamente para incorporarnos a otro camino que trascurre paralelo al Ventojil y en peor estado. 

Mapa de la ubicación
A pesar de estar solo a unos 7-8 kms al noroeste de Fernán Núñez, ya se encuentra en el término de Córdoba. Como siempre ocurre en los cortijos de Córdoba o La Rambla cercanos a Fernán Núñez, las tierras de este cortijo han sido siempre trabajadas y frecuentadas por fernannuñeses.

En el centro del mapa, se encuentra el cortijo del Cuarto de los Alamos
 Se encuentra en una zona llamada Los Cuartos - Los Álamos situada entre el Ventojil, principal arroyo del término de Fernán Núñez y el río Guadajoz.

Zoom sobre el cortijo

Toponimia

La zona se conoce como Los Cuartos. Desconozco a qué se debe pero probablemente su origen tenga en un repartimento de tierras: había una cantidad de fanegas iniciales que se repartieron en cuatro pedazos dando origen a los cuatro cortijos que tienen la denominación de Cuarto, seguido de un segundo nombre para identificarlos (Cuarto Nuevo, Cuarto Carrillejo y Cuarto del Río) En este caso, el calificativo de de los Alamos se debe a la abundancia de este árbol en la rivera del Ventojil, que trascurre a menos de 500 metros de dicho cortijo.

Vistas del cortijo, cerro del Madroño (o de las canteras) y el ventogil y sus alamedas

Arquitectura

En el siguiente esquema vemos cuales son los principales edificios de los que se compone el cortijo.
Hacer click encima para ampliar
El cortijo se dispone en una estructura abierta con los distintos edificios alrededor de una era. Hay muchas dependencias, fruto de los distintos cambios de cultivo producidos en su historia. Es probable que en su origen fuese una explotación mixta de olivar y tierras calmas de secano (muy fértiles para cereales y leguminosas)  y que luego pasase a secano y ganadería.

Esta hipótesis cobra sentido porque conserva los restos de una torre de contrapeso, construída a base de ladrillo y mampostería que formaba parte de un molino de prensa de viga (nº 7 y 8 en el plano)

Cara noreste de la torre de contrapeso

Cara sureste
Base de la torre
En el núcleo principal destaca el granero, situado en la primera planta, sobre las antiguas cuadras, cuenta con dos rampas laterales que llegan hasta la puerta de entrada en el segundo piso. Es una estructura que apenas se da en Córdoba, siendo uno de los dos edificios que se conservan con estas características, el otro es el Cortijo de Villafranquilla.

Fachada principal (cuadra abajo y granero arriba)
Entrada a la cuadra

Cobertizo de la segunda planta

Parte trasera del edificio principal
Rampa noreste de la fachada principal

Rampa suroeste de la fachada principal

Piso del arco de medio punto, antes de la puerta al granero
 Otra dependencia de especial importancia es el tinao, un cobertizo para el ganado. Aparece como un edificio exento al que se le adosa un patio amplio que se usaba como descansadero que se rodea de una arcada perimetral, cerrada en su mayor parte. Esta pieza tiene su origen en todos los cortijos cerealistas porque en ella se albergaba a los bueyes para el laboreo del campo, pero luego se usó para el ganado bovino.


Arcos del descansadero abiertos
Vista del tinao

Lateral con contrafuertes del tinao

Interior del tinao

Una de las puertas del descansadero


Arcos tapiados del descansadero

Por último aparece una zahurda (sajurda), adosada a la vivienda.  Ambas eran los sitios donde hacíamos los peroles de Jueves Lardero. El tamaño de la zahurda demuestra que el ganado porcino también tuvo cierta importancia en esta explotación.

Fachada principal de la vivienda y zahurda

Patio de la zahurda desde una de las ventanas de fuera
Además cuenta con una gran cerca que rodeaba un huerto y que se conserva en gran parte y que rodeaba la vivienda y la zahurda.

Cerca del huerto
Entrada trasera al huerto
Los edificios principales creaban un callejón entre ellos que se usaba como acceso para las cuadras.

Callejón de las cuadras

Entradas a las cuadras
 Constructivamente predominan los muros de fábrica de mampostería y ladrillo y la cubierta de teja a dos aguas, siendo frecuente la utilización de contrafuertes. Es muy llamativa la presencia de un contrafuerte de sección circular, muy parecido a otros que hay en cortijos de Fernán Núñez que pertenecieron a la casa ducal.



Historia

A mi pesar, poco he podido encontrar. Remontándonos a la época árabe, Crespín Cuesta situaba en los aledaños del Ventojil una serie de torres defensivas y una de ellas se llamaba Abentoxilla. Quizás estuviese ubicada en estos parajes, de hecho la torre del molino me despistó durante un tiempo, hasta que me documenté bien de que no era ningún resto anterior. Desde el cortijo se divisa la torre de la Atalaya en el cerro del Madroño.

Cerro de la Atalaya desde el huerto
El edificio aparece recogido como cortijo y casa de labor en la relación de cortijos del término municipal de Córdoba realizada por Saenz de Urraca en 1872, luego nos va dando una idea de su antigüedad, fechándose como de primeros del siglo XIX.


· Bibliografía:
AA.VV.: Cortijos, haciendas y lagares. Arquitectura de las grandes explotaciones agrarias en Andalucía. Junta de Andalucía: Consejería de Obras Públicas y Transportes - Dirección General de Arquitectura y Vivienda.

11 comentarios:

  1. Magnifico reportaje y bien documentado.
    Es una pena que se vayan perdiendo estas construcciones en la campiña cordobesa.
    Cuanta historia nos podrían contar esos muros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Vértice! Es una pena, los muros van cayéndose poco a poco, podría hacer otro reportaje de como se van cayendo en este cortijo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Buenas Diego, como curiosidad decirte que el dueño de los cortijos, de estos y de muchos más era Ricardito López. Cuando su hija estaba proxima a su boda, los amigos le preguntaron que qué le iba a regalar a su hija. Éste les comento: ¡yo! cuatro cuartos. (haciendo referencia a los 4 cortijos denominados cuartos, pero que cualquiera entendería como "poco o muy poco")

    C.D.El Pozuelo

    ResponderEliminar
  4. Buenas! sí, conozco a Ricardito López pero no conocía parte de su historia, mi padre lo menciona mucho jajaja De hecho sus amigos y eldad le ponen de mote a alguien Ricardito López cuando presume de tener mucho dinero.

    Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho el reportaje. Me resulta muy curioso lo del granero con rampa. Me recuerda a ciertas construcciones similares vistas en Navarra.

    ResponderEliminar
  6. Es muy curioso, es mi parte favorita del cortijo, recuerdo que desde chico me asomaba por el cobertizo imaginando que era un vaquero del oeste jajaja Me alegro que te guste y gracias por dejar tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. NO ES DE RICARDITO, ES DE LOS CADENAS Y ANTES DE DÑA ELISA AGUILAR-TABLADA RIOBÓ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es, este cortijo y muchos otros de aquella época eran de Doña Elisa.

      Eliminar
  8. NO ES DE RICARDITO, ES DE LOS CADENAS Y ANTES DE DÑA ELISA AGUILAR-TABLADA RIOBÓ

    ResponderEliminar
  9. Buenas, he descubierto este interesante blog hace bien poco. Soy de familia fernannuñense y debido a mi profesión y afición por el campo cada vez estoy más interesado por su cultura e historia, de hecho no pierdo ocasión cada vez que puedo visitarlo. Sin andar en más rodeos, me han parecido muy interesantes los post acerca de antiguos cortijos cercanos a nuestro pueblo, como este de los Cuartos o el del Coto. Me gustaría saber si tienes idea de un cortijo que se encuentra también a orillas del Guadajoz, continuando por la carreterilla desde los cuartos en dirección a la A-45. Es concretamete Las Pilas Bajas, que actualmente está derruido, pero mi abuelo lo tuvo arrendado durante algunos lustros de entre los años 60 y 80 y me gustaría conocer algo más del mismo, si fuese posible. Recibe un cordial saludo,

    Fernando López Núñez.

    ResponderEliminar