miércoles, 1 de diciembre de 2010

Los molinos de harina de Fernán Núñez (IV)

Orígenes
 Justo al lado contrario donde hoy se encuentran las huertas aparecieron los restos de una villa romana. Esta contenía un gran depósito para el agua y un estanque, además de un canal de desagüe que apuntaba hacia la zona de las huertas, quizá para aprovecharla y regar esas tierras. Puede ser que esta infraestructura se usase durante algún tiempo para contribuir al aporte de agua de los molinos y riego de las huertas en época árabe y posteriormente cuando se construyen los molinos en el siglo XVII. A día de hoy no queda ningún resto, todos fueron destruídos para facilitar las labores agrícolas (1)

La flecha indica la posición donde estaban los restos
 De la época árabe no nos cuentan nada las crónicas. Sería raro que no mantuvieran la tradición romana de regar las huertas, pero con la gran destrucción de Abencalez y los pocos restos que hemos encontrado no podemos afirmar ni desmentir nada.

Lo cierto es en el siglo XVII hubo quejas por parte de la mayoría de los vecinos del pueblo. Los vecinos pasaban dificultades para conseguir el pan, no solo por malas cosechas, sino también por tener que desplazarse hasta la ribera del Guadajoz por la carencia de molinos para obtener la harina.  Era un molino que había en el cortijo de La Ratosa y a otro más alejado próximo a Castro del Río. Al no pertenecer a nada vinculado al término parece que cometían todo tipo de fraudes dando harina de trigo de peor calidad al que le correspondía. Así se lo transmitieron a don Francisco Gutierrez de los Ríos, III conde, el 1 de enero de 1679, bajo la presencia de los alcaldes y corregidores de dicha época. Este acogió la idea con interés y empezó la construcción de cinco molinos con la condición de que la villa ayudase en la labor. El siete de enero del mismo año el pueblo acudió a las Casas Capitulares, a los toques de campana de la Iglesia de Santa Marina y se le informó de las obras que iban a comenzar. Alguno de estos cinco ha perdurado hasta después de la Guerra Civil. Mi padre con 67 años aún recuerda haber llevado trigo al último de los molinos (si alguien le puede preguntar a sus abuelos y padres y dejar comentarios, mejor)

Para complementar esto y aprovechar el agua se establecieron diez y seis huertas, de seis fanegas cada una, en la orilla derecha del arroyo Ventojil, quedando abandonado el antiguo pago hortense cercano a las fuentes públicas, conocido hoy como "Huertas Perdidas".

Para terminar, he encontrado un documento en el Archivo del pueblo sobre las cuentas de la molienda de ciertas cantidades de trigo que data de 1769 y que no debe ser el único que debe de haber por ahí.


Después de estas entradas uno se queda algo extrañado. Sobre todo si se visita algunos pueblos mucho más pequeños que el nuestro (en pueblos de las sierras de Granada o de Cádiz) donde todavía persisten molinos. Algunos convertidos en alojamientos rurales, otros en museos, pero persisten. Dudo mucho que todo el conjunto que había en nuestras huertas no fuese digno de musealizar y conservar; me quedo con la incógnita de lo que pasó en el pueblo en estas fechas donde la solución fue quitar de en medio las Villas Romanas y los Molinos y para qué hablar de la transformación del paraje de La Juncá en la piscina municipal. 

A pesar del intento de borrarlos del mapa, todavía nos muestran la importancia que tuvieron en el pasado.

Finalizo con lo que siempre digo: animad a vuestros familiares a visitar estos parajes es la única forma de que esto no caiga en el olvido para siempre (ojo con los niños que la zona de los restos del molino es peligrosa)

1. Pdf con la Infraestructura hidráulica rural de la época romana en la provincia de Córdoba.

Se completa con las siguientes entradas:
Los molinos de harina de Fernán Núñez (I)
Los molinos de harina de Fernán Núñez (II)
Los molinos de harina de Fernán Núñez (III)

8 comentarios:

  1. Felicitaciones y Muchas Gracias por esta buena información! Es una pena qe haya pocos o casi nada de restos de estas construcciones, podian hacer una serie de excavaciones haber si se encontrara el poblado romano para tener vestigios historicos en nuestro pueblo. Bueno sigue asi estas haciendo una gran labor para qe la gente conosca mucho mas sobre la historia de nuestro pueblo! Un saludo compañero¡ =)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias vecino! Seguiremos aportando lo que se pueda. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Hola diego
    Mi padre me comenta que el a molido trigo en alguno de los 5 , molinos que existían, ya que 3 de ellos están en las tierras de sus primos,cuando se recupere de una intervención a la que le han sometido, te dará mas detalles, ánimos y a seguir divulgando nuestra historia.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Pedro! Acabo de llegar al pueblo y mi padre me ha contao que ha estado hablando con tu madre.

    Ánimo para tu padre y que se recupere pronto!

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por estas páginas. Es un trabajo digno de elogio y que te ha debido llevar muchas horas. Tengo muchos datos que pueden ampliar o complementar algunos de tus trabajos. Como es natural toda esta documentación la tienes a tu disposición si algún día te interesa.

    ResponderEliminar
  6. Sé me olvidó poner el nombre en mi anterior comentario. Soy Fernando Serrano

    ResponderEliminar
  7. Por supuesto que me interesa. Le agradezco muchísimo que se ofrezca para completar todo esto, porque yo aún estoy "algo verde" a pesar de que llevo ya algún tiempo.

    Si tiene correo electrónico podría dejármelo para poder estar en contacto. El mío es ibncalez@gmail.com, o bien, diegocardador@gmail.com

    Muchas gracias, un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena. Estaa páginas, además de contener importantisima documentación, creo que sun un buen aliciente para que los jóvenes se interesen más por nuestro Patrimonio y entre todos ayudemos a mantenerlo, restaurarlo y conservarlo.
    Como te he dicho otras veces, si algún dia necesitas alguna documentación que yo pueda facilitarte, aquí me tienes.
    Fernando Serrano

    ResponderEliminar